Enfermedades de transmisión sexual

Comprenden varios tipos de enfermedades: las clásicas (sífilis, chancroide, granuloma inguinal, gonorrea y linfogranuloma venéreo), de 2ª generación (herpes, chlamydia y ureaplasma) y de 3a generación (VIH, citomegalovirus, papilomavirus).

Las principales vías de transmisión son las mucosas de la boca, órganos genitales y el ano. La principal medida de protección en pacientes sexualmente activos son los métodos de barrera (preservativo). Las manifestaciones clínicas dependen de la etiología, siendo los motivos de consulta más comunes la supuración uretral, prurito, dolor, disuria, úlceras o pápulas genitales de reciente aparición e inflamación. El tratamiento depende del agente causal.