Malformaciones Urinarias y Reflujo Vesicoureteral

Se reconoce a las malformaciones de las vías urinarias, como el grupo de alteraciones adquiridas desde el desarrollo embrionario, esto ocurre desde la octava semana de gestación, cuando ocurre el desarrollo renal.

En los pacientes pediátricos con malformación urinaria las infecciones representan hasta un 21.7%. El tipo de anormalidades renales se correlacionan con la gravedad de la dilatación del diámetro anteposterior de la pelvis renal.

Para un seguimiento clínico adecuado, se debe incluir el despistaje de hipertensión arterial y proteinuria. Todos los casos deben ser manejados y estudiados por un médico urológico competente en el tema. El control evolutivo a largo plazo debe contemplar el crecimiento compensador del riñón sano en relación a valores normales estandarizados.

Reflujo Vesicoureteral

Se define como el paso anormal de la orina y conlleva a la necesidad de realizar estudios para determinar el grado de reflujo y sobre todo las repercusiones hacia la unidad renal afectada, ya que aumenta el riesgo de infección en vías urinarias.

Gracias a los avances médicos, puede determinarse el grado de reflujo, es decir, a qué altura del uréter sube la orina o si llega al riñón, pues puede provocar cicatrizaciones en este órgano y con ello la disminución de su función.

El tratamiento oportuno consiste en realizar procedimientos con materiales dentro de la vejiga, que no se absorben y disminuyen el reflujo, hasta volver a colocar el uréter en la vejiga realizando técnicas de antireflujo, este procedimiento puede hacerse por abordaje abierto o por vía laparoscópica. El pronóstico después del manejo quirúrgico generalmente es bueno para la función renal.